17 enero 2007

Desgracia (1999). John Maxwell Coetzee


Coetzee es un escritor difícil, es un escritor durísimo, que golpea al lector sin piedad. Escribe con un aparente desapego sobre cosas tan terribles en ocasiones que el lector se siente vapuleado, como si nadie más que él estuviese notando lo que sucede, no sé explicarlo mejor. En Desgracia esto se vive con tanta intensidad que al cerrar la novela, al terminarla, respiras aliviado. Porque te hace sufrir. Te hace bucear en lo más mezquino de tu alma, horrorizarte de la capacidad del ser humano de hacerse desgraciado. El protagonista es un escritor maduro, que ha echado su vida a perder a causa de las mujeres y comienza a preguntarsé qué está haciendo... Así que, rechazado por su mundo, se refugia en la granja de su hija. Viven en Sudáfrica, Coetzee es sudafricano, y refleja fielmente la realidad de este país. Ha sido uno de los autores más críticos con el apartheid, y precisamente en esta novela esto queda muy patente. Pero también la incomunicación del ser humano, otra de sus fijaciones.


Biografía del autor: John Maxwell Coetzee nació en Ciudad del Cabo en 1949. Vivió su infancia en esa ciudad y Worcester, se licenció en Matemáticas e Inglés en Ciudad de El Cabo y en los sesenta se fue a Londres a trabajar como programador informático. Parte de estas vivencias están en su novela Juventud. Seguirá estudiando literatura en Texas y después dará clase en la Universidad de Buffalo. Volverá a su país en 1984 a ocupar una cátedra en Literatura inglesa en la Universidad de Ciudad de El Cabo. Ahora es investigador en el Departamento de inglés de la universidad australiana de Adelaida y tiene la nacionalidad de este país. Recibió el Nobel en 2003y fue el primer escritor galardonado en dos ocasiones con el Booker (el premio más prestigioso en lengua inglesa).

4 opiniones:

banderas

Vaya... nadie ha leído a Coetzee... una pena. Yo sí lo he leído y voy a opinar... ¡faltaría más!

Lei también "Desgracia" y se me hizo áspero y duro, pero lleno de honestidad. Me pareció trágico pero de una tragedia que se va masticando poco a poco... hasta que llega la violencia casi sin sentido.

Una de las partes que yo destacaría es aquella en la que el protagonista hace "penitencia" con los perros. No digo más por si álguien está interesado en leerlo. Esa parte del libro muestra una veta casi religiosa en este autor... no es suficiente el sufrimiento experimentado por el protagonista, sino que ha de hacerse más humilde aún y asumir algo más que su culpa.

Una mujer desesperada

hola banderas! menuda sorpresa encontrarte aquí, y comentando a coetzee, muchas gracias! la verdad es que este blog no es tan exitoso como el otro, ¿por qué será?, ja ja ja ja ja

respecto a tu comentario, completamente de acuerdo.el peso de la culpa es terrible, es algo opresivo! me fascinó este libro, el primero que leí de coetzee, porque era bastante menos comprensivo con su personaje que la mayoría de los escritores, a veces parece que lo está destrozando, no?

banderas

Pues yo sólo leí éste de Coetzee... y aunque es fácil suponer que me gustó, tampoco es que tenga intención de devorar toda su obra traducida al castellano (que tampoco creo que sea tanta)... vamos, digo yo.

En breve volveré a sorprenderte en este blog... pero necesito tiempo ¿vale?

Una mujer desesperada

yo leí otra novela de coetzee, que me gustó todavía más que desgracia, es "esperando a los bárbaros". es cruda, pero no tan descarnada como desgracia.

y sí, sorpréndeme, sorpréndeme! me encanta hablar de libros, a veces te quedas sin apreciar algunas cosas que otro te hace ver, no?