11 febrero 2007

La pianista (1983). Elfriede Jelinek

Se me vino a la cabeza La pianista ayer, leyendo que Jelinek ha escrito una obra de teatro que llega ahora a España en la que se basa en algunos de sus personajes para crear pequeñas y asfixiantes historias de mujeres sobre las tablas. Una de ellas es la de Erika. Fue la primera novela que leí de Jelinek, hace sólo un par de años. Después leí Las amantes. Jelinek es difícil de leer. Resulta arisca, nunca hay empatía entre el narrador y el personaje, es como que cada uno va por un lado, y sin embargo el efecto es demoledor, la narración te ahoga. Te sientes tan terriblemente agobiada como Erika, esa pianista fracasada como concertista que malvive dando clase en un conservatorio. Su madre la tiene completamente sometida, pero todo cambiará al iniciar una extraña relación con uno de sus estudiantes. No es el argumento sin embargo lo interesante de esta novela, sino el universo aberrante de Erika, en el que el lector jamás consigue entrar del todo. Hay una versión cinematográfica de la novela, maravillosamente interpretada por Isabelle Huppert. La atmósfera está bien recogida, sin embargo no la esencia del personaje, que en la película, en mi opinión, se queda demasiado caricaturizado.

Biografía de la autora: Elfriede Jelinek nació en 1946 en Murzzuschlag (Styrue, Austria). Su padre era un judío de origen checo, y su madre pertenecía a la alta burguesía vienesa. Su familia fue perseguida por los nazis porque su padre trabajaba como químico para producir material bélico, lo que les obliga a instalarse en Viena, donde en 1960 empieza a estudiar en el Conservatorio. En 1964 se matricula en la Universidad de Viena, donde estudiará Ciencias del Teatro e Historia del Arte. Al terminar sus estudios pasa unos años en Berlín y Roma en los setenta. En 1974 se casa y vivirá entre Viena y Munich. Su novela Las mujeres amantes, editada en 1975, tuvo un gran éxito en alemania. En sus novelas impera un mundo despiadado de violencia y sumisión. En 1989 publica una de sus obras más polémicas, Lust, que significa placer. Parte de la crítica la calificó de pornográfica, aunque Jelinek aseguró que sólo trataba de demostrar que la violencia sexual contra las mueres es un modelo instalado en la cultura. En 2004 se le concedió el Nobel de literatura, pero no acudió a recoger el premio alegando problemas de fobia social.


4 opiniones:

Natalia Book

No leí el libro pero sí ví la película. Haneke es un director que me gusta bastante. Presenta propuestas bastante arriesgadas, como en Funny Games o, mismamente, La pianista.
Isabelle Huppert es también una actriz que me gusta mucho. Creo que suele tener actitud y atreverse con papeles defíciles.

La película me pareció buena. Es dura. Como dices, el universo de Erika es tremendo: miedos, represión, el papel de la madre siempre vigilante (otra 'big brother')....

Siempre decimos que la mayoría de los libros son difíciles de llevar al cine, sobre todo si pretenden contar 'lo mismo' que el libro. Como dices es demasiado difícil mostrar la esencia de los personajes. De todas formas pienso que es una buena película.
Saludos

La mujer justa

sí, es una buena película, lo que pasa que el personaje es tan jodidamente difícil que a veces se queda corta la pantalla para hacerte llegar algunos matices que te da el libro. es una novela dificilísima de adaptar, desde luego que haneke es valiente, porque si lees la novela entenderás por qué digo esto, ja ja ja. pero huppert es una máquina, la adoro, es una actriz impresionante.

Jovecovik

Leí el libro, puro desasosiego (perdona el plagio, Pessoa) y ví la película. la segunda no hace justicia al primero ni de lejos.
Jelinek escribe como es y probablemente el universo de Erika es en buena medida el de Jelinek.
Pese a lo dicho de la película, Huppert estaba maravillosa, como siempre. Además es una diva, que es lo menos que se le debe exigir a una actriz de su categoría: que sea insoportable fuera de la escena. Soy un mitómano, no puedo evitarlo.
Me gusta mucho tu blog literario, lo he descubierto esta tarde.

La mujer justa

hola de nuevo, leí este después... y ya ves que a mí lo de la peli me pareció lo mismo, de hecho la vi con mi novio, que no leyó el libro, y no entendió nada. pero huppert, por dios, es una musa, es grande. y aporta al papel esa sensibilidad disfrazada de locura que en libro nunca terminas de visualizar, bueno, yo por lo menos... bicos.