04 marzo 2007

Los que vivimos (1936). Ayn Rand

Me pasé la adolescencia enamorada de Kira, aunque eso no lo supe hasta muchos años después. Ella fue y será siempre mi personaje favorito. Ella me enseñó que yo no era la única extraña, la única solitaria, la única que no se comprendía a sí misma. Ella me enseñó que se puede desear una cosa y hacer otra, sin saber por qué. Porque Kira, esa joven rusa que intenta no ser distinta, lo es tanto que desgarra. Cuando el amor de Andrei la traspasa a pesar de todo, nunca entiende por qué no fue mejor con él, por qué tuvo que aferrarse a Leo (Volveré... si vivo, y si me acuerdo). Pero, página a página, yo comprendía perfectamente por qué amaba a Leo con todas sus fuerzas y sin embargo era incapaz de amar a Andrei. Porque, como Kira, siempre he sabido que rechazaría lo bueno soñando con lo mejor, quizá hasta quedarme sin nada. Como ella, en ese final tan hermoso, el primero que consiguió hacerme llorar. Los que vivimos es una novela que Ayn Rand basó en su percepción de la Revolución Rusa, para ella una auténtica pesadilla que destruyó a Rusia. Si el lector es capaz de obviar la crítica política constante, la novela es un hermoso coro en el que Kira dirige una orquesta de sensaciones que llegan a traspasarte.


Biografía de la autora: Ayn Rand nació en 1905 en San Petesburgo, en una familia judía no practicante. Fue una lectora voraz desde niña. Estudió Filosofía e Historia en la Universidad de San Petersburgo y en 1924 comienza a estudiar en el Instituto Estatal de Artes Cinematográficas, soñando con escribir guiones. Rand odiaba Rusia desde la Revolución de 1917, como queda patente en Los que vivimos. En 1925 consigue dejar ese país y se va a Estados Unidos, donde vivirá desde los 21 años, primero en Chicago, luego en Hollywood. Allí conocerá a Cecil B. de Mille, que le ofreció trabajo: será extra en Rey de Reyes, película en la que va a conocer a su marido, el actor Frank O' Connor, con el que se casa en 1929. En 1931 se nacionaliza estadounidense, algo que la llena de orgullo. Dedicará su vida a la literatura y la filosofía. Creó su propio sistema filosófico, el objetivismo, la filosofía para vivir en la tierra. El objetivismo es un sistema integrado de pensamiento que define principios abstractos en los que el hombre debe pensar y actuar si es que quiere vivir la vida propia de un hombre. Ayn Rand murió en 1982, en Nueva York, donde está enterrada junto a su marido en el cementerio de Valhalla.

5 opiniones:

Wilde

Que bueno eso que has puesto mujer justa, rechazar lo bueno soñando con lo mejor. ¡Me ha encantado!, al nivel de Leo y Andrei y Kira. 1 lujo tus críticas (sin peloteos ni cumplidos, una opinión)...

feliz lunes!...

La mujer justa

ja ja ja ja ja gracias, pero creo que exageras! un bico.

Wilde

Joer es que poner lo de Volveré... si estoy vivo y si me acuerdo!!! despierta toda mi exageración; pero eso es de "Los hermanos Karamazov" si no mal recuerdo...

bicos!

La mujer justa

no hombre no, es de este libro, se lo dice siempre Leo a Kira, cuando se despiden.

bicos.

Wilde

Confusión. Si es que leí este libro justo antes que los hermanos. Fue hace mucho, pero ya he recordado...

merci...