03 junio 2007

¿Sueñan los androides con ovejas electricas? (1968). Philip K. Dick

No sé si la atmósfera de tristeza que me hizo sentir surgió mientras leía la novela o impuesta tras haber visto varias veces Blade Runner. No sé si hubiese sentido lo mismo al acercarme a la obra de Dick sin saber nada de ella. No lo sabré nunca, por tanto mi análisis estará inevitablemente influido por una de mis películas favoritas. Como ella, esta novela muestra un lugar oscuro, en el que los seres humanos que resisten en la Tierra están expuestos a la contaminación y al deterioro de un mundo que se desmorona. Las colonias de Marte no parecen ser lugares mejores, a tenor de la tristeza que inunda también a quienes viven lejos de la Tierra. El ser humano comparte su espacio con androides, mientras los animales son cada vez más preciados dada su escasez. Pero sólo están económicamente al alcance de unos pocos. y Rick Deckard, el cazador de bonificaciones, ese eufemismo para nombrar a quien mata androides, debe conformarse con una oveja eléctrica. Pero tener un animal de verdad le obsesiona. A Iran, su esposa, le obsesiona la empatía, distribuida y ordenada por el Mercerismo, la religión mayoritaria. Iran y Rick pueden escoger estados de ánimo, y la novela arranca con él intentando escoger uno que le augure un gran día de trabajo, mientras ella bucea entre los programas de la depresión. Cazar a un grupo de androides huídos de Marte tras asesinar a varios humanos es la misión de Rick. Pero, a medida que avanza en ella, descubre algunas cosas de sí mismo que desconocía. Como que la empatía no se siente sólo por los humanos. Rachel, una nexus 6, le invitará a sentirla por ella, aunque en el fondo no sea todo más que un engaño. Es esta una novela fantástica, en la que en un primer momento sentimos un deja vu que nos lleva hasta 1984, aunque desaparece lentamente. El totalitarismo, aquí, no está en el Gran Hermano, sino en la propia soledad de cada uno de esos humanos que resiste al desencanto.

Biografía del autor: Philip Kindred Dick nació el 16 de diciembre de 1928 en Chicago (Illinois, Estados Unidos). Según la wikipedia, "fue un prolífico escritor y novelista estadounidense de ciencia ficción, que influyó notablemente en dicho género. Aclamado en vida por contemporáneos como Robert A. Heinlein o Stanislaw Lem, Dick obtuvo poco reconocimiento antes de su muerte. Tras ésta, sin embargo, la adaptación al cine de varias de sus novelas le dio a conocer al gran público. Su obra es hoy una de las más populares de la ciencia ficción y Dick se ha ganado el reconocimiento del público y el respeto de la crítica". La adaptación de "¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?" es la celebérrima Blade Runner. En su obra, Dick exploró la naturaleza enigmática de la realidad, adelantándose al subgénero cyberpunk. Su aclamada novela El hombre en el castillo (1962, ganadora del Premio Hugo) es una obra pionera que mezcla los géneros de la ciencia ficción y la historia alternativa. Dick experimentó con drogas psicoactivas, aunque siempre negó que hubieran influido en su obra. Morirá el 2 de marzo de 1982 en Santa Ana (California, Estados Unidos).




9 opiniones:

Lucía

Me alegro que te haya gustado el post del "Cuarteto de Alejandría".
Hace bastante tiempo que leí éste libro y creo recordar que la película no se parecía mucho a él. De todas maneras no me canso de ver la película.
Un abrazo.

La mujer justa

en realidad no se parecen, la película elimina una línea argumental, el tema de los animales, que a mí en la novela me pareció esencial. pero la atmósfera, el sentido, la historia que dick quería contar, creo que eso sí está muy bien recogido en blade runner.

bicos.

SallanWorld

Philip K. Dick fue una especie de loco genial, que dio mucho juego en el mundo del cine. Además de Blade Runner, Minority Report y Total Recall (Desafío Total) están basados en novelas suyas.

Una novela interesante de Dick es Ubik. Cualquier día harán una peli sobre ella. El hombre en el castillo está bien, pero supongo que se ha quedado un poco anticuada (hoy en día no consultamos el I Ching con la asiduidad que se hacía en la California de los 70).

Hay una biografía interesante de Dick, escrita por Jean-Claude Carrière (creo que se escribe así): Yo estoy vivo y vosotros estáis muertos. Por cierto, Carrière es también el autor de El adversario. Si fuera una novela sería increíble, pero está basada en hechos reales. Como los telefilms de después de comer...

Una mujer desesperada

vaya, sallan, muchas gracias por estas recomendaciones!

intentaré conseguir esa biografía, el adversario me pareció increíble, lástima, sí, que la historia fuese real. pero me encantó, a pesar de todo, recuerdo nítidamente la sensación de horror, que crecía y crecía a medida que avanzaba páginas! será interesante, sin duda, leer una biografía de un personaje como dick escrita por carriere! gracias.

SallanWorld

Yo he conocido a tipos como el adversario... y hasta aquí puedo leer.

Una mujer desesperada

no me fastidies! pero no tan extremos, imagino, o sea, sin cargarse a su familia, vaya!

SallanWorld

No. Que yo sepa, no se cargó a nadie. Y el caso era algo diferente: su vida profesional era conocida y pública, y su vida personal una sarta de mentiras.

Una mujer desesperada

hum. por desgracia, conozco a algunas personas como la que describes, sallan. siempre me ha fascinado esa capacidad para vivir dos vidas. yo metería la pata, confundiría nombres, no sé, hay que ser de una pasta especial para poder hacerlo. me pregunto si serán felices. yo no lo sería, desde luego.

Sergio G. Rabadá

Deberíamos decir que el ciberpunk nace con Philip K. Dick. Tiene otra novela de la que se ma ido el nombre de la cabeza que es maravillosa, que trata sobre un pintor que ha de recorrer como mil kilómetros en un carrito arrastrado por una vaca para lograr pintar el rostro de dios...

¡Ah! Ya. Se llamaba Deus Irae y una vez escribí un poema de ese nombre (que memoria por dios).

Suerte.