21 mayo 2010

Los pazos de Ulloa (1886). Emilia Pardo Bazán



Mientras leía Los pazos de Ulloa (sí, imperdonable no haberlo hecho hasta ahora), me encontré leyendo una historia ambientada hace algo más de un siglo, pero todo me recordaba a la Edad Media. El cacique, don Pedro, parece un señor feudal, todo a su alrededor funciona como si no hubiese leyes, como si el mundo girase en función de sus deseos. La novela naturalista alcanza en esta obra de Pardo Bazán todo su esplendor, guiándonos a un microcosmos, el campo gallego, donde la vida y la muerte dependen de los deseos del señor, y el resto de personajes no son sino satélites, pequeños microbios que don Pedro maneja a su antojo. Quizá la amistad entre el párroco y Nucha, la esposa del cacique, es la única historia redentora en esta novela cruel, en la que no hay concesiones de ningún tipo. Galicia ha cambiado mucho desde entonces, pero leyendo esta novela es mucho más sencillo comprender algunas servidumbres heredadas del pasado, algunas malas costumbres de las que no hemos logrado despojarnos del todo. 

Biografía de la autora: Emilia Pardo Bazán nació en Coruña en 1856. Hija de una familia noble, fue educada en un ambiente muy conservador. se casó muy joven con José Quiroga, elegido diputado en las Constituyentes del 69, por lo que se trasladen a Madrid. La polémica actitud artística de la escritora llevó a la pareja a separarse, y ella vivió desde entonces una actitud amorosa bastante libre para le época. Fue profesora de literatura en la Universidad Central, y se hizo muy famosa por su labor literaria. Murió en Madrid en 1921.
 

3 opiniones:

Anikaa

¡Hola!

Casualmente la he leído este verano también (sí que es un poco imperdonable, si. Pero nunca imaginé que no fuera a ser un tostón!) y la verdad es que me ha encantado. Me ha llamado la atención sobre todo como ¡no hace tanto! realmente a la mujer se la consideraba ante todo un simple recipente... Y esa exposición tan sencilla de como a veces, quien tiene el poder, no es más que un pelele. Muy buena!!

ad astra per aspera

jajaja, menudo par. me gusto muchisimo esta novela, como a ti. me resultó curioso que, aunque la accion se situa hace relativamente poco tiempo, parece que estás leyendo una historia de muchos siglos atrás, verdad?

Anikaa

Si. A Pedro no puedo evitar imaginármelo vestido en plan juglar... :s