21 enero 2007

Frankenstein o El moderno Prometeo (1818). Mary W. Shelley


Frankenstein no es un monstruo. Es un joven brillante, amante de su familia y generoso. Su inteligencia se dispara cuando comienza a estudiar en la gran ciudad. Decide investigar con la vida humana y consigue construir un ser humano. Pero su deformidad le lleva a repudiar su obra, que vagará en la oscuridad primero buscando afecto (el ciego, la niña), y después, perdida ya la esperanza, buscando venganza. Lejos del estereotipo que ha creado el cine, esta novela nos habla de la soledad. El monstruo creado por Frankenstein es el ejemplo perfecto de la violencia generada por la propia sociedad en la que vivimos.


Biografía de la autora: Mary Shelley nació en Londres en 1797. Era la segunda hija de una famosa feminista, Mary Wollstonecraft, y del filósofo liberal Willian Godwin. Su madre murió a los once días de su nacimiento y su padre se volvió a casar. Dio a su hija una educación excelente, inusual para las mujeres de la época. Muy joven, Mary conocerá a Percy Bysshe Shelley, un político radical y librepensador como su padre, casado con otra mujer. En el verano de 1814, Mary, con 16 años huye a Francia con Shelley. Se llevan a la hermanastra de Mary, Jane Clairmont. El padre de las jóvenes monta en cólera. En mayo de 1816 el trío viaja al lago Ginebra con el famosísimo Lord Byron, que mantiene un romance con Jane, ahora llamada Claire, que se ha quedado embarazada. Una noche hacen un concurso sobre la mejor obra de fantasmas. John Polidori, invitado del grupo, relata El Vampiro, que será la influecia del Drácula de Bram Stoker. Mary no fue capaz de inventar nada esa noche, pero tuvo una pesadilla que inspiró Frankenstein. En 1816, poco después del suicidio de la mujer de Shelley, él y Mary se casan. Mary termina su libro en 1817. En 1822 Percy muere ahogado a los 30 años y Mary dedicará su vida a la memoria de su esposo. Morirá en 1851, con 53 años.



4 opiniones:

Enclave patuco

Hola, cuando leí la novela de Shelley en primero de carrera (el original en inglés), me impresionó porque la descripción del monstruo me pareció la de un feto. La escritora había sufrido abortos ya en aquella época tan jovencita y puede que lo tuviera muy interiorizado. También la narración de su madre en un diario contando la gestación para tener a la pequeña Shelley tuvo que influirla. Para mi la novela también trata el tema de la paternidad/maternidad, y su rechazo/aceptación.

La mujer justa

si, tienes razón. es un rollo claro de paternidad, aunque quizá la deformidad nos hable como apuntas de esa posible obsesión o fijación de mary con el tema, no lo sé. creo que mary era una mujer muy compleja, quizá ensombrecida siempre por percey, también esta novela puede abordar esto. yo he leído la versión de ella, la que percey tocó menos, y la otra, la diferencia es abismal. él era como una figura castradora, no te parece?

Enclave patuco

Andaaa, no leí la otra versión. Sí que nos comentó la profesora los cambios que introdujo él. Cierto, muy castrante. Qué pena.
Enhorabuena por el blog. Me volveré a pasar. Me has metido el gusanillo de "Genji". (No he leído ninguna obra japonesa hasta la fecha)

La mujer justa

ja ja ja, genji es una auténtica pasada, pero también te recomiendo a Oé, eh? es uno de mis favoritos!!!! Bicos.