12 febrero 2007

Una habitación propia (1929). Virginia Woolf

Virginia Woolf tiene muchos méritos, pero para mí hay uno que destaca sobre todos los demás: cuando ella escribía, a principios del siglo XX, que una mujer escribiese no era común, pero las que lo hacían, hasta ese momento, tenían ese tonillo femenino tan Jane Austen. Ella no. Ella fue la primera en romper ese molde, en dejar que el sexo desapareciese de sus palabras, porque todas sus novelas podría haberlas escrito un hombre. Excepto Una habitación propia, que no es una novela, sino un discurso que dio la escritora británica. Pero la defensa que hace de la libertad de la mujer y su argumentación ha traspasado los años, y leyéndolo sigues sintiendo que nos queda mucho trecho por recorrer. El título se debe a que Virginia explica en esta conferencia que la mujer sólo será libre para escribir como los hombres cuando lo haga en una habitación propia: las mujeres de su época no tenían estudio, despacho, nada parecido, escribían en el salón, rodeadas de familiares, niños, ruido. Por eso ella identifica la libertad con esa habitación. Evidentemente, la argumentación va mucho más allá, sobre todo aborda la independencia económica, pero me encanta esa frase, una habitación propia.

Biografía de la autora: Virginia Woolf nació en Londres en 1882. Era hija de sir Leslie Stephen y Julia Jackson Duckworth, y creció rodeada de atistas e intelectuales, junto a sus tres hermanos y su hermanastro, que la acosará sexualmente causándole varias crisis nerviosas. Su inestabilidad se incrementa al morir su padre en 1904. Intentará suicidarse, lo que la llevará a vivir con su hermana Vanessa, pintora (que se casará con el crítico Clive Bell) y sus dos hermanos en el barrio londinense de Bloomsbury. Crearán allí un epicentro cultural frecuentado por escritores como E.M. Foster, economistas como Keynes o filósofos como Bertrand Russel y Wittgenstein. Conformarán el llamado círculo de Bloomsbury. Con 30 años, Virginia se casa con el economista Leonard Woolf, con quien fundará en 1917 la editorial Hogarth Press, que editó la obra de Virginia y otros escritores como T.S. Eliot o Freud. Sus primeras novelas, Fin de viaje y Noche y día, ponen ya de manifiesto la intención de la escritora de romper los moldes narrativos heredados de la novelística inglesa anterior. Pero no fueron especialmente bien acogidos por la crítica. Pero tras publicar La señora Dalloway y Al faro, todo cambiará. En estas obras llaman ya la atención la maestría técnica y el afán experimental de la autora, quien introducía además en la prosa novelística un estilo y unas imágenes hasta entonces más propios de la poesía. Pero una enfermedad mental, el trastorno bipolar de personalidad, la acompañará casi toda su vida, llevándola al suicidio el 29 de marzo de 1941, día en que se lanzó al río Ouse.

8 opiniones:

Natalia Book

Ante todo has de perdonarme, ¡no había visto la cadena! Leí lo de 'la pianista' y no me dí cuenta. Ya acabo de escribir mi cita.
En cuanto a Virginia,
este no lo he leído. Y mira que leí muchas de sus cosas cuando estaba estudiando en la universidad. Pero por el tema veo que va muy bien con los temas que están apareciendo en muestro club durante estos días. Además V.W. también salió cuando hablábamos del monólogon interior. Puede ser un buen complemento.
Saludos

Natalia Book

Ah, y se me olvidó decirte que, con tus opiniones, ya te consideramos un miembro más del club. Así pués, te hemos puesto un enlace.
Saludos

La mujer justa

pues ante todo mil gracias, me encanta vuestro club y prometo ser todo lo participativa que pueda. de lo que me dices de esta obra de Woolf, es muy cortita, o sea que se lee con rapidez. me parece una buena idea introducirla en el debate; como digo en el comentario, lo que más me mola de Virginia fue la capacidad que tuvo para romper el convencionalismo de la escritura de mujeres. aunque quizá podríamos escoger alguna lectura de una escritora del XIX o principios del XX, Austen, las Brönte, alguien así, e introducirla a continuación, porque ella habla en este ensayo de esas pioneras, bueno, no recuerdo si las nombra, vamos, pero alude de forma directa a su legado. Bicos, compañera de club...

Wilde

En "Las horas" (impresionante interpretación de Nicole Kidman como Virginia) ya se pudo atisbar el espiritu de esta mujer. No he leído nada de ella, pero tengo ganas. Seguirte el ritmo es un imposible para mí, tendré que hacer una lista de preferencias...

bicos!!!

Jovecovik

Leí "Fin de viaje" hace años, y "La señora Dalloway" y "Las olas", hace relativamente poco.
La primera no la leí en el momento adecuado, y no la entendí.
"La señora Dalloway" fue una bofetada al sumergirme en el mundo de Clarissa a lo largo del día que dedica a los preparativos de la fiesta, me derrumbó el papanatismo de una clase social que no entendía el fin de su mundo.
De "Las olas" destaco por encima de cualquier otra consideración, el portentoso manejo del "flujo de conciencia".
Bicos, de verdad que me gusta mucho el blog.

La mujer justa

hola jovecovik. pues gracias por gustarte, el blog, ja ja ja. yo con la obra de virginia woolf mantengo una relación especial. orlando me parece impresionante, la señora dalloway igual, las olas lo tengo en la mesilla, leo un poquito cuando me siento inspirada, no sé, creo que es una gran escritora, grandísima. pero complicada, difícil, desde luego pien so que no apta para personas que no leen mucho. pero cuando consigues disfrutar de lo que escribe, como tú dices, es una bofetada. bueno, pues espero verte por aquí a menudo. no actualizo tanto como en desesperada, pero hago lo que puedo!!!!!

Viguetana

Me leí The Waves hará como unos 15 años... Me gustó tanto que me fuí corriendo a comprar la traducción al castellano para regalársela a mi madre y así poder compartir esta obra con ella... No la encandiló como a mí. Luego leí yo la traducción y entendí porqué: en inglés, el texto de The Waves es rítmicamente perfecto. Es precioso. Yo no me dí cuenta hasta que lo terminé: la cadencia de las frases son como las olas del mar. Por eso cuando acabas el libro es como si de pronto dejaras de escuchar ese mar que lleva días rugiendo en tu mente.

Una mujer desesperada

hola viguetana! bienvenida a mi blog! yo leí una buena traducción, creo, desgraciadamente mi dominio del inglés no me permite leer en versión original! virginia tiene ese modo de escribir característico, aunque yo en esta obra destaqué más su significado, esa lucha por los derechos de la mujer, de la que ella fue pionera! bicos y vuelve a menudo!