28 julio 2007

Ojos de agua (2006). Domingo Villar


Cuando te encuentras a uno de tus colegas en la Casa del Libro y te pregunta si has leído la novela de su hermano tienes dos opciones: comprarla o comprarla. Cuando la novela es tan entretenida y tan tan viguesa como Ojos de agua, encima es un placer. Domingo Villar es un escritor irónico, tan vigués que te arranca sonrisas al reconocerte en él, y su novela policíaca es terriblemente divertida. Me ha recordado a textos ya leídos, Villar se ha nutrido seguramente de figuras de policías pasados de vueltas que todos conocemos, pero ha sabido hacerlos suyos y dividirlos en dos, el pausado y filosófico Leo Caldas y el inflamable Rafa Estévez, un maño al que la ambigüedad del carácter gallego desespera. Tremendamente irónico, es un texto poco ambicioso, pero muy directo, que conduce al lector a una trama marcada por la investigación del asesinato de un saxofonista homosexual. Las sospechas recaen en un riquísimo empresario vigués, de elegantes cabellos blancos. Quizá para quienes no viven en Vigo esta novela no resulta tan divertida, tan cercana. Pero recorrer con el autor las calles de tu ciudad, tan pocas veces escenarios de ficción, resulta esclarecedor. El final es lo peor resuelto, parece que el autor tenía prisa en alcanzarlo, pero aún así, me quedaré esperando nuevas aventuras de Leo Caldas.


Biografía del autor: Domingo Villar (1971), vigués residente en Madrid, ha ejercido como guionista de cine y televisión. Ligado desde niño al mundo del vino, desde hace años es crítico gastronómico en una emisora de radio nacional y colaborador habitual en varias publicaciones.

2 opiniones:

pablo gonzalez

Domingo estudió en el mismo colegio que yo (si conoces a su hermano, puede que sepas cuál es, así que, porque me da vergüenza, me lo callo). Los mismos días en que vino a Vigo a presentar su libro, murió un compañero de ambos en un accidente absurdo. Estos hechos, totalmente inconexos, me han provocado respecto a su libro una extraña sensación. No hay ningún libro que no me erotice leer, pero éste ya está más allá de mí.

La mujer justa

conozco a su hermano! aunque no sé dónde estudió, pero lo imagino, je je je.

el libro te gustará, ya lo verás.