31 agosto 2007

Carta de una desconocida (1927). Stefan Zweig

En unos cuantos folios, una mujer desconocida tiene suficiente espacio para llenar de amor unas cuantos recuerdos. La carta aparece en la casa de un hombre de buena posición en Viena. Un hombre que no sabe quién le escribe esa carta, quién es esa mujer desconocida que le ha amado desde que era una adolescente hasta que ha muerto. Esa mujer con la que compartió algunas noches, que recuerda sólo vagamente, y a la que incluso dio un hijo, sin saberlo. El epicentro de esta novela es la mujer. La autora de la carta se presenta con todos los rasgos clásicamente atribuidos a la mujer, como la intensidad de sus emociones y su necesidad de centrar su existencia en el amor. Salvando las distancias del tiempo y las convenciones sociales, leyendo esta pequeña narración desde nuestro punto de vista, la mujer desconocida resulta conmovedora. Su capacidad de crear un espacio lleno de amor a pesar de su dramática soledad es apabullante. La cuestión es si realmente amar de ese modo tiene sentido. El autor nos presenta un escenario, el del personaje que ama, y otro, el del personaje que no ama, y tiende a embellecer el primero. Si olvidamos que ella es una mujer y que a quien dirige la carta es un hombre, lo que nos queda es un personaje que se entrega por completo frente a un personaje terriblemente vacío. Nada más. Y nada menos.

Biografía del autor: Stefan Zweig (1881-1942), escritor y pacifista austriaco, famoso sobre todo por sus biografías, nació en Viena, en cuya Universidad estudió. A raíz del estallido de la I Guerra Mundial, Zweig se convirtió en un ardiente pacifista y se trasladó a Zurich, donde podía expresar sus opiniones. En su primera obra importante, el poema dramático Jeremías (1917), denunciaba apasionadamente lo que él consideraba como la locura suprema de la guerra.Después de la guerra Zweig se estableció en Salzburgo y escribió biografías, por las que se hizo famoso, narraciones y novelas cortas y ensayos. Entre estas obras destacan: Tres maestros (1920), estudios sobre Honoré de Balzac, Charles Dickens y Fiódor Dostoievski y La curación por el espíritu (1931), donde da cuenta de las ideas de Franz Anton Mesmer, Sigmund Freud y Mary Baker Eddy. El ascenso del nazismo y el antisemitismo en Alemania llevó a Zweig, que era judío, a huir a Gran Bretaña en 1934. Emigró a los Estados Unidos en 1940 y después a Brasil en 1941, donde se suicidó llevado por un sentimiento de soledad y fatiga espiritual. Como escritor, Zweig se distinguió por su introspección psicológica. Omitiendo detalles no esenciales, fue capaz de hacer sus biografías tan entretenidas como una novela. Los últimos escritos importantes de Zweig incluyen las biografías Erasmus de Rotterdam (1934) y María Estuardo (1935), la novela El juego real (publicada póstumamente en 1944), y su autobiografía El mundo de ayer (1941).

8 opiniones:

Natalia Book

Esa es la gran pregunta ¿tiene sentido amar de ese modo? esa obsesión puede que no sea sana en absoluto. No se...
¿Te animas a un comentario para nuestro blog? Ya contamos contigo
saludos

La mujer justa

exacto, ¿merece la pena amar de ese modo? yo pienso que no, aunque me parezca fascinante! contad conmigo para el comentario! te lo enviaré por correo esta semana. un bico.

Natalia Book

Recibido.
Escierto que es fascinante. Ser capaz de entregarse a una persona de esa forma. EL problema es que yo no logro ver una razón clara, un motivo, por parte de la protagonista. Él no le da ninguna muestra de su amor, por lo que me parece una historia un poco ¿enfermiza? Pero mira, si al fin y al cabo era lo que le gustaba, genial. Cada uno disfruta de una forma diferente ¿Quién soy yo para juzgar a nadie? :)
Saludos

La mujer justa

pues yo creo, natalia book, que simplemente nos cuesta entender ese amor porque la historia se escribió en otra época, cuando las mujeres, sobre todo, eran distintas. fíjate que la mujer desconocida está idealizada en la narración. como si zweig intentase ponderar como virtudes esa entrega, esa capacidad de amar a pesar de la indiferencia. quizá hoy esto no suceda. pero hasta hace poco, el único papel de una mujer era amar a su esposo y darle hijos. y fíjate que ella tiene ese hijo, no sé, quizá es que nos equivocamos en el enfoque, no?

Natalia Book

Es cierto que uno de los detalles de los que quiero comentar en el blog es el anonimato de los personajes en el libro, no como en la película, donde todos tienen nombre.

Desperate

no he visto la peli aún, me sorprende que se pierda el anonimato, la verdad

yolijolie

No dejes de verla: la est�tita f�lmica es un caramelo para la vista y el o�do. Si te enamora, te recomiendo que veas encarecidamente las pel�culas del director Wong Kar Wai, Deseando amar y 2046.
Agradecimientos por el blog a la mujer justa. Es estupendo.
Salud!

La mujer justa

hola yolijolie! gracias por los piropos. y das en la diana, ¡adoro a wong kar wai! si buceas un poco en el blog verás que hicimos un visionado conjunto y fue bastante interesante. veré esta peli en cuanto pueda. un bico.