05 diciembre 2008

Los hombres que no amaban a las mujeres (2004)


Harriet desapareció sin dejar rastro décadas atrás, pero cada día de su cumpleaños su viejo tío recibe una exótica flor... como ella solía hacer cuando vivían juntos. Ya muy anciano, Henrik Vagner decide que no quiere morir sin saber la verdad y contrata a un conocido periodista, Mikael Blomkvist, para que encuentre alguna pista. Mikael acaba de perder un juicio contra un poderoso empresario sueco tras publicar una información que no ha podido demostrar en su prestigiosa revista, Millenium, así que retirarse un año a investigar un asesinato del pasado le resulta hasta oportuno. Y hasta aquí puedo leer. Porque el mayor atractivo de esta novela es precisamente su trama. La novela de Larsson está arrasando en toda Europa, y en España compite en ventas con la última de Henning Mankell, para mí el mejor autor vivo de novela negra. Porque aunque Los hombres que no amaban a las mujeres mantiene la intriga, está bien armada y el argumento se sostiene, no me ha parecido una novela excepcional. Le falta esa atmósfera pesada que adoro en el género, ese ambiente sórdido y desequilibrante que tan bien retrata Mankell en sus libros. Larsson moderniza sin duda el género, pero no estoy segura de que esto me guste. El personaje femenino, una friki desconcertante, resulta enormemente original, sobre todo combinado con el metódico Mikael. Probablemente el cocktail que hacen entre ellos es lo que más me ha gustado de esta obra, con un final que difumina bastante las expectativas que gran parte de la trama levanta.

Biografía del autor: Stieg Larsson (Suecia, 1954-2004) falleció inesperada y trágicamente de un ataque al corazón, días después de entregar a su editor el tercer volumen de la trilogía Millennium y poco antes de ver publicado el primero. Periodista y reportero de guerra muy conocido como experto en los grupos de la extrema derecha antidemocrática, participó a mediados de los ochenta en la fundación del proyecto antiviolencia Stop the Racism, al que siguió en 1995 la Expo Foundation, de cuya revista Expo fue director. Luchador plenamente comprometido contra todo tipo de violencia, escribió varios libros de investigación periodística acerca de los grupos nazis de su país y de las oscuras conexiones entre la extrema derecha y el poder político y financiero. Gran lector y entusiasta del género negro y la ciencia ficción, escribía sus novelas por las noches, prácticamente en secreto.La publicación del primer volumen de la serie Millennium, Los hombres que no amaban a las mujeres, ha supuesto un verdadero fenómeno editorial en Suecia, repetido luego en los países nórdicos, Gran Bretaña, Francia y España, donde se han vendido millones de ejemplares. Lectores de todo el mundo recomiendan una obra que ha generado una extraordinaria adicción y que ha sido saludada como una obra maestra, la novela de la década.

4 opiniones:

nandara

El libro que citas me enganchó de principio a fin, he leído la segunda parte "La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina" y todavía me gustó más. Ando ansiosa porque aparezca la tercera parte.
Muy recomendable. Salud. :)

Ad astra per aspera

hola nandara, again, jejeje. a mí me pareció entretenidísimo, y me enganchó, pero no acabó de parecerme magistral. cuestión de gustos, no? un bico y gracias por tu visita!

Esthertxu

Me he leído la trilogía enterita y sigo pensando lo mismo que pensaba al acabar la primera de las tres novelas, que este autor está sobrevalorado y que han pesado más las circunstancias de su muerte y la leyenda generada que la auténtica maestría de su escritura.
Eso sí: se lee del tirón y no te aburre, que no es poco...

ad astra per aspera

hola esthertxu! pues como habrás podido leer, estoy completamente de acuerdo contigo. es un libro entretenidísimo... pero de ahí a regenerar la novela negra, vamos, que ni de coña