10 diciembre 2013

Prótesis (1980). Andreu Martín.

Subidón. Es la palabra que se me vino a la mente al terminar de leer Prótesis, una novela que ha puesto rostro por fin en mi imaginación a una palabra, hampa, que me ha trasladado siempre a una España antigua, dura, de ladrones de traje y violencia sin escrúpulos. Esta novela de Martín es pura novela negra, despiadada, trazada con maestría entrelazando el odio entre dos personajes, el policía hijo de puta y el hijo de puta a secas. Qué despliegue brutal de recursos para dotar a estos personajes de un alma negrísima, dejándolos sin opciones de misericordia. Me gusta Martín: no nos hace creer en la redención. Nos arrastra con sus personajes hacia la violencia estremecedora de una vendetta que acongoja. El Dientes, o el Migue, contra el Gallego... rodeados por la Nena y esa galería de gente del hampa, matones de poca monta que van hilando una historia siniestra, en la que nadie sale bien parado. La escena final es tan brutal que es un alivio, de verdad, pasar la última página de esta novela y dejar atrás a esa recua de personajes detestables, que huelen a sucio desde cada letra de la novela. Lo malo es que se te quedan enganchados... quieras o no quieras. 

Más información sobre el autor, aquí